Piensa lo que estas pensando

newproject_1_original (3)

¿Por qué es tan natural que nos enfoquemos más fácilmente en lo que nos falta, que en lo que tenemos?

¿Por qué tendemos a concentrar toneladas de frustración con lo que no supera las expectativas, y no liberar similar cantidad de gozo con ese detalle inesperado, pero lindo?

¿Por qué retenemos como eterna esa sensación de molestia e insatisfacción, pero dejamos escapar para siempre lo digno de ser admirado en ese mismo momento o persona?

¿Por qué somos tan ágiles en permitir que nuestro semblante decaiga por “cualquier cosa”, y somos tan lentos para asombrarnos y agradecer por la belleza encerrada en casi “cualquier cosa”?

No me responda. Sólo medito en esto porque, quizás como usted, también necesito que mi perspectiva se refresque de vez en cuando. 

Si estamos habituados a ser negativos, cortemos de inmediato. Nuestra mente y emociones tienen memoria: re-programemos, filtremos y elijamos. 

 Reeduquemos nuestra alma. Alegrémonos intencionalmente. Aprendamos a pensar lo mejor. A asombrarnos con lo bueno y retenerlo. A registrar detalles y agradecerlos. A levantar la esperanza y sostenerla. 

“Consideren bien (piensen en) todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.”

‭‭Filipenses‬ ‭4:8‬ ‭NVI‬‬

Comparte esta información con tus Amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *