pensando en pequeño…

newproject_1_original (1)

femeninoNo, no me equivoqué de título.

Estoy de acuerdo con “pensar en grande”,  y con los sueños y las visiones de dimensiones divinas, pero hoy estoy inspirada con lo pequeño.

¿Por qué?

Porque subestimamos el impacto de lo que recién empieza.

Ignoramos el valor de colocar una pieza, porque se necesitan muchas más para terminar la jugada.

Preferimos honrar al que logró la acción del triunfo, y casi nunca a quien hizo el primer pase.

Es lógico. Somos parte de un mundo de metas y logros, y solo los goles nos dan un campeonato. Pero hoy hagamos un giro.

Celebremos el valor de los pequeños comienzos.  No muestran lo que será, pero sí que ya empezó a ser.

Es cierto. No parece contener el potencial de un árbol, porque sólo es una minúscula semilla, pero en ella ya hay un bosque. Sólo es cuestión de tiempo.

Una pequeña decisión puede iniciar un proceso restaurador.

Un primer paso encierra un destino.

Un breve silencio puede detener una pelea, y contener un proyecto.

Una sola palabra con el espíritu correcto puede ser tan motivadora como un gran sermón.

Empezar no garantiza terminar, pero nunca se terminará si no se empieza.

Empezar en grande tampoco nos asegura un gran final, pero ¿por qué no confiar en que un pequeño comienzo nos pueda asombrar?

Hoy, piensa en pequeño. Empieza.

Lo pequeño es relativo cuando está en manos de un Dios grande.

 

 “¿Pues quién ha menospreciado el día de las pequeñeces? Estos se alegrarán cuando vean el trabajo terminado.”  Zacarías 4:10 (parafraseado)


 

Comparte esta información con tus Amigos

2 comentarios sobre “pensando en pequeño…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *